Implantología Bifásica 2018-02-02T13:06:10+00:00

Implantología Bifásica

La implantología bifásica o convencional toma su nombre porque se compone principalmente de dos piezas; implante (con forma de tornillo) y aditamento, que se aprietan mediante un tornillo. La unión del implante y el aditamento se hace mediante una conexión de encaje del uno en el otro (macho/hembra). Existen multitud de conexiones, aunque hoy en día se tiende hacia conexiones internas estancas y fuertes,

Implante bifásico, aditamento, tornillo de conexión del aditamento y corona.

Protocolo en Implantología Bifásica

En implantología bifásica, normalmente se espera a la oseointegración de los implantes por lo que en la mayoría de las ocasiones se realiza carga diferida, donde la rehabilitación se colocará en un periodo de entre 2 a 6 meses.

Este tipo de implantología requiere a menudo la realización de aumentos óseos e injertos para modificar, corregir o mejorar la cantidad de hueso disponible en las áreas comprometidas por una excesiva reabsorción, para que los implantes puedan oseointegrarse en la longitud necesaria y se puedan evitar las zonas anatómicas peligrosas.

Gracias a estos aumentos óseos prácticamente cualquier paciente que no cuente con suficiente tejido óseo puede ser rehabilitado con implantes.

La implantología bifásica toma su nombre del tipo de implante utilizado; estructura de dos piezas (por un lado el implante y por otro el pilar, que se unen normalmente mediante un tornillo) y principalmente del tipo de cirugía que se lleva a cabo, de dos fases quirúrgicas, así como de la restauración diferida de los dientes perdidos esperando la oseointegración de los implantes.

Los implantes bifásicos se colocan en el hueso del paciente normalmente abriendo la encía y dejándolo enterrado hasta que se lleve a cabo el proceso de curación (oseointegración), un periodo de 3 a 6 meses. Una vez integrado mediante diferentes pasos se procede a fabricar la restauración protésica.

Por su naturaleza los implantes bifásicos requieren en muchas ocasiones aumentos óseos e injertos que permitan colocar los implantes, para permitir la rehabilitación. Los implantes bifásicos son especialmente útiles en los casos que se requiera un carga diferida, o cuando es necesario tratar y rellenar defectos óseos o en aquellos casos donde haya un alto compromiso estético.

Todas estas características hacen que la implantología bifásica sean el sistema de elección de muchos implantólogos dentales y la mejor opción en muchos pacientes.

Los implantes bifásicos se colocan crestalmente (normalmente abriendo colgajo) y se insertan completamente en el hueso, quedando anclados en la primera cortical y en el hueso esponjoso esperando al proceso de oseointegración para ser rehabilitados. Esta técnica normalmente lleva hasta la rehabilitación del paciente de 3 a 6 meses, con elevaciones de seno de 6 a 9 meses y con injertos de hasta 18 meses.  En este tipo de implantología en la mayoría de las ocasiones no está indicado realizar carga inmediata ya que estos implantes están diseñados para esperar la carga después del proceso de curación, por lo que no se consigue la necesaria estabilidad primaria (anclaje en 1ª cortical y hueso esponjoso) o se prevé retracción de los tejidos, o se ha hecho un aumento óseo…etc.

El térrmino “Oseointegración” fue acuñado por el profesor Per-Ingvar Brånemark, Originalmente se utilizó para describir el estado donde el tejido óseo vital está en contacto directo con la superficie del implante (endoóseo). Hoy en día la mayoría de los implantólogos utilizan este término para definir un proceso biológico gradual de crecimiento óseo hacia las superficies endoóseas de los implantes, seguida por un crecimiento en la mineralización de su matriz.

Los problemas de estos implantes son la mucositis (con una prevalencia del 80%) y de la temida periimplantitis con una prevalencia del 24% a los 5-10 años, aunque hoy en día se están mejorando las técnicas en este sentido. Un problema que aparece debido al microgap, implantes mal colocados, prótesis mal diseñadas, cargas masticatorias y a la pérdida de perfusión sanguínea.

La implantología bifásica cuenta con una extensa evidencia científica, es predecible y sigue avanzando ampliamente.

banner implantología bifásica

Línea completa de implantes bifásicos HEXACONE con los nuevos implantes para anclaje cortical y carga inmediata.